30 de mayo de 2010

Amores de Secundaria

DIA 13

Últimamente estoy  de  melancólica  y fue así como me traslade  hasta mis  vagos  recuerdos de  la  secundaria, en primero de  secundaria conocí  al que  fue mi primer  novio es  una  historia muy cursi  e infantil así que  si como yo actualmente odian las  curislerías o están despechados, ardidos  esta  historia  no es  para ustedes.

La primera vez que lo vi fue el día en que nos  fuimos  a  inscribir y lo vi vagamente sin interés  alguno después las  clases comenzaron y un día cualquiera  estaba  con mis amigas  afuera  del salón de  ingles  esperando para entrar a  la  clase y en eso estábamos cuando alguien tuvo la grandiosa  idea  de  voltear  al segundo piso del edificio de  enfrente y  ahí estaban los  chicos  del taller  de  electricidad  afuera  de  el salón de  geografía para entrar a  su clase no recuerdo ni  quien fue la  de la idea pero empezamos  a  calificar a  los chicos y llego mi turno recuerdo que yo era  despiadada, exigente, eran como 10 en el barandal ya iba en el octavó y  todos  habían sido no, muy feo, paso, etc. etc. pero con el noveno algo paso resulta que  en el mismo momento en que  voltee a  verlo, el también volteo y  nuestras  miradas  se  cruzaron y  me  encanto, (a partir  de  ahí empecé a creer  en los  flechazos  y  en el amor a  primera  vista) retomando la  historia  fueron segundos  pero perdí la  noción del tiempo y  el lugar ni yo dejaba  de verlo ni el dejaba de  verme  hasta  que  casi  mato a  mi maestro de  Ingles  que me  obligo a  meterme  al  salón motivo por el cual tuve  que  apartar  mi mirada  de la  de el.

Después  todo fue  tan gracioso y  loco, yo le  dije  a  una amiga que me  gustaba  esa  amiga le  dijo a  otra  amiga total  que al final del día  gran parte de  la  escuela  ya lo sabia  incluido  el, y para corroborar  que tanto sabia mande  a  otra  amiga  a hacer  trabajo  de  investigación   y resulta  que  si el ya lo sabia y  yo solo quería  desaparecer del  mundo o ser  tragada  por mi  banca jaja.

Luego su  hermana  comenzó a  preguntarme  y  a  decirme que  le  caía  bien para cuñada  y  no se  que  cosas y  en una  de  esas  lo recuerdo muy bien (y  como  no  soy  tan buena  con la memoria  a  la  hora  de  los  exámenes) era  un martes  que nos  tocaba  deportes y  como el maestro no había ido todos  estábamos en el patio jugando  las chicas jugábamos  verdad  o reto yo pedí un reto gran error  que me  mandan a  pedirla  su mochila  prestada  y  lo peor  lo hice  pero no me  la  presto y  después  me  quería  morir de la vergüenza  y  el oso.

El final de  esta historia fue  que  otro  martes  de  deportes  su grupo  no tuvo clase  y también los  mandaron a  las  canchas  y  una  compañera  le  hablaba  muy bien y  estaba  platicando con el y en una  de  esas  llega  y me  dice  que  dice  (el fulanito) que  si quieres  ser  su novia y  yo le  dije  si  y yo estaba  mega  feliz  casi  daba saltos  de  alegría  hasta  que al final del día  me  entere de  que el acababa  de  terminar  ese  mismo día  con su novia  y  todo se  fue al traste.

Me  sentí tonta, utilizada, boba  total  que jamás  tuve  mi final  feliz  en vez  de mejorar  todo fue empeorando y  empeorando  hasta  que la  opción más  aceptable para mi  fue concentrarme  en los  estudios  y  poner  a  dormir  mi corazón  hasta  que  lograra  salir  de la  secundaria.

Con  esta  historia   me  siento como  en  mi  propia  versión de: 

La increíble y triste historia de la cándida Lisabela y de su novio el desalmado

jajaja lo se mi historia no tiene nada que ver  con la trama  pero el titulo me  encanta.



1 comentario:

Faffy dijo...

Buuu, pensé que la historia terminaría de otra forma :( ... pero bueno, amores van y amores vienen, sobre todo en la adolescencia

besos!!